¿Qué diferencia hay entre la edad cronológica y la edad biológica?

El tiempo pasa por todas las personas. Sin embargo, es obvio que unas personas llegan a la vejez conservándose mejor que otras. Este hecho ocurre por la diferencia que existe entre la edad cronológica y biológica.

Básicamente, la edad cronológica son los años que hemos vivido desde nuestro nacimiento. La edad biológica, en cambio, depende del estado de unos biomarcadores que se comparan con un modelo estandarizado. Es decir, es el estado funcional de nuestro organismo, el funcionamiento real  en comparación con el que debería tener de acuerdo con la edad.

Para poder entenderlo mejor, es necesario saber qué es exactamente el envejecimiento. Se trata de un proceso que ocurre en nuestro organismo. Tiene que ver con una programación previa de nuestras células, que establece su duración de antemano. Sin embargo, aunque esto señala directamente a nuestro ADN, también se ven afectadas por elementos como la oxidación natural, las enfermedades, el estrés, la obesidad, etc. Nosotros podemos acelerar o enlentecer el envejecimiento. Hay muchos procesos que aceleran la muerte celular, que son externos y que por tanto podemos controlar.

¿Qué factores nos hacen envejecer?

Explicando qué marcadores señalan la edad biológica es más sencillo entender por qué en realidad tenemos bastante control sobre la misma a través de nuestros hábitos. Existen cuatro factores principales que nos hacen envejecer:

  • La genética: Con este, por ahora, podemos hacer bastante poco. Nuestras células tienen unos extremos en el ADN denominado telómeros. Cada vez que duplicamos una célula, estos se acortan un poco. Cuando se acaban, las células terminan muriendo. A pesar de lo que se pueda pensar, tiene una utilidad. Nos protege de los tumores. El cáncer, de hecho, debe “saltarse” este sistema de protección para ocurrir.
  • La alimentación: Una alimentación equilibrada hará que nuestro organismo funcione mejor, de manera menos forzada, sin desequilibrios. Al cuerpo le costará menos repararse y tendremos los niveles de toxinas más bajos.
  • Ejercicio físico: Realizar ejercicio mantiene nuestro organismo activo, en buena forma y con capacidad para regularse mejor. Es un factor que realmente es muy importante.
  • Estrés: Nuestro cuerpo no está preparado para mantener estados de estrés durante largos periodos de tiempo. Si esto sucede, el desgaste es tan grande que provoca alteraciones fisiológicas.

En resumen, la edad biológica y cronológica no tienen por qué coincidir. Es decir, es posible llegar a la vejez siendo más joven de lo que nos tocaría, por lo que nuestra calidad de vida sería mucho mejor.

2018-05-31T10:45:24+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies