El cerebro es un órgano que envejece con la edad. Sin embargo, no todos los factores que lo hacen envejecer son genéticos. Tan sólo un 25% lo son, el resto son ambientales y de estilo de vida. Es decir, podemos incidir sobre un 75% de los factores que nos hacen envejecer la mente. Eso es mucho.

Además, se ha descubierto que se trata de un órgano con una enorme plasticidad. Es capaz de regenerarse y adaptarse a muchas situaciones diferentes, incluyendo lesiones graves. Por tanto, con una serie de medidas enfocadas a mantenerlo en buena salud es posible retrasar mucho su envejecimiento.

¿Cómo mantener el cerebro joven?

En primer lugar, la dieta es muy importante. Ha de ser completa y saludable. Esto es básico para todo el cuerpo, así que al cerebro también le afecta. Los nutrientes tienen que llegar para hacernos funcionar de manera correcta. Además, las calorías han de ser bajas. El sobrepeso y el cerebro no son buenos amigos.

Realizar ejercicio es otro de los pilares básicos. Este ha de ser aeróbico. De esta forma, haremos que la sangre circule mejor por la cabeza y favoreceremos la oxigenación. Además, al ganar resistencia, el cuerpo mejora en todos los órganos, no sólo en los que se ejercitan. Es decir, al correr de manera rutinaria, el cerebro también se hace más resistente al cansancio.

Mantener una buena salud psicológica. Esto implica socializar, no aislarse, viajar, mantener el estrés bajo control, etcétera. Sobre todo es muy importante la parte de mantener contacto con otras personas y la del estrés. Se ha demostrado que el estrés es tan dañino que incluso puede reducir el tamaño del cerebro.

Dormir las horas necesarias y con buena calidad del sueño. El cuerpo usa el sueño para recuperarse. En el cerebro, libera el hipocampo, lo cual permite que almacenemos nuevos recuerdos. De hecho, no dormir provoca un efecto muy parecido al de padecer una intoxicación alcohólica.