El ejercicio físico para seniors 

El ejercicio físico para seniors. Cuando se practica de forma regular es muy importante para mantener un buen estado de salud. Los expertos dicen que el ejercicio puede ayudar a vivir una vida más larga y saludable. Así que se recomienda ser lo más activo posible.

Los beneficios derivados de una práctica regular son varios. En el caso de una persona mayor se incluyen:

  • Mejora la fuerza, que ayuda a mantenerse independiente.
  • Mejora el equilibrio, que puede prevenir caídas.
  • Da más energía.
  • Previene o retrasa enfermedades (cardíacas, diabetes u osteoporosis).
  • Puede mejorar el estado de ánimo y combatir la depresión.
  • Puede mejorar la función cognitiva (el funcionamiento del cerebro).

Para la mayoría de los adultos mayores de 65 años, es seguro practicar ejercicio físico de forma regular y moderada. Incluso los pacientes con enfermedades crónicas pueden hacer ejercicio de forma segura y controlada. De hecho, muchas de estas condiciones mejoran con el ejercicio. Por ejemplo, enfermedades del corazón, presión arterial alta, diabetes y artritis. En todo caso, es recomendable consultar con su médico, si tiene dudas o hace algún tiempo que está inactivo.

Camino hacia un bienestar mejorado

Hay 4 tipos de ejercicio. Es importante incluir los 4 tipos en su rutina de ejercicios.

  1. Resistencia: mejora la respiración y frecuencia cardíaca. Contribuye la salud del corazón, pulmones y sistema circulatorio. 
  2. Fuerza: fortalece los músculos.
  3. Equilibrio: ayuda a prevenir caídas.
  4. Flexibilidad: estira los músculos, lo mantiene ágil y puede moverse con mayor facilidad. 

¿Con qué frecuencia se debe hacer ejercicio?

Se recomienda a las personas mayores de 65 años que hagan al menos 2.5 horas de ejercicio aeróbico moderado (como caminar a paso ligero) por semana. O sea, por ejemplo 30 minutos cada día semana. O debe hacer 1 hora y 15 minutos de ejercicio vigoroso (por ejemplo, hacer jogging) cada semana. También se debe hacer un entreno de fuerza al menos 2 días a la semana. Se puede trabajar en equilibrio y flexibilidad todos los días.

Además, es conveniente incorporar más actividad física en su día-a-día. Damos algunos ejemplos:

  • Subir por las escaleras en lugar usar el elevador.
  • Aparcar el coche más lejos de su destino.
  • En la medida de lo posible, caminar o usar la bicicleta como medio de transporte.
  • Para quien tiene mascota (perro), dar largos paseos.
  • Trabajar en su jardín, si lo tiene.
  • Hacer ejercicios ligeros mientras mira televisión.

¿Es importante calentarse o enfriarse antes y después del ejercicio?

Antes de empezar la práctica es conveniente calentar durante 5 minutos. Por ejemplo, caminar lentamente y luego estirarse son buenas actividades de calentamiento. También debe enfriarse con más estiramientos durante 5 minutos cuando se termine de hacer ejercicio. 

Consejos de seguridad

Consulte con su médico si tiene más de 50 años y no está acostumbrado a hacer ejercicio antes de comenzar una rutina de ejercicios.

Si no es una persona activa y pretende empezar, ha de hacerlo lentamente. Comience con ejercicios que se sienta cómodo realizar. Esto reduce la probabilidad de lesiones y también ayuda a prevenir el dolor.

El ejercicio solo es bueno, si uno se siente bien. Si tiene un resfriado, gripe u otra enfermedad, espere a hacer ejercicio hasta que se haya curado. Si ha dejado la actividad física regular durante más de 2 semanas, asegúrese de comenzar lentamente de nuevo.