La importancia de los cuidadores de personas dependientes

La importancia de los cuidadores de personas dependientes

Para una persona dependiente, la figura del cuidador es muy importante. Su actividad no se limita a asistir en las necesidades del día a día, sino que se acaban estableciendo relaciones. Hemos de recordar que todos somos personas y que es inevitable establecer ciertos lazos emocionales cuando se tiene contacto diario y duradero en el tiempo. Si además esta relación está enfocada en los cuidados, resulta imposible imaginar que alguien sea capaz de actuar como un robot al realizar sus tareas.

Un cuidador le da a la persona cuidada seguridad, compañía, apoyo y le hace sentirse querida. Recibe toda su confianza, por lo que la importancia que adquiere en su vida es máxima. Los cuidadores, además, participan en la toma de decisiones de la persona dependiente. Por es importante que respeten sus preferencias.

Se podría decir que hay dos tipos de cuidadores: el familiar cercano y el profesional. El primer tipo es muy común. Se trata de la persona que se hace cargo cuando sobreviene la situación de dependencia. No suelen tener formación específica y deben ir aprendiendo sobre la marcha, por lo que corren más riesgo de sufrir el síndrome del cuidador quemado.

El segundo tipo se trata de cuidadores profesionales que han recibido una formación específica. Pueden ser parte del personal de una residencia o estar contratados por la familia. En el segundo caso, suelen ir unas horas a la residencia de la persona dependiente para realizar las tareas de ayuda.

Las personas dependientes, en muchas ocasiones, precisan atenciones que sus familiares no tienen la capacidad de ofrecerles. Para una familia, la situación es una potencial fuente de problemas familiares. En estos casos, contar con el apoyo de cuidadores profesionales supone una válvula de alivio de la presión. No debemos olvidar que los cuidadores también deben ser cuidados. Que no se les puede someter a responsabilidades que superen sus capacidades. Hemos de recordar los lazos emocionales les afectan, y en muchas ocasiones son ellos mismos los que se establecen objetivos imposibles.

El cuidador es una figura importantísima para la persona dependiente. Sin embargo, no son seres sin sentimientos, por lo que hay que tener en cuenta sus emociones y puedan desarrollar su labor de la mejor manera posible, sin sacrificarlos por el camino.

2018-11-06T11:33:29+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies