Cuando hablamos de nuevas tecnologías estamos tratando un tema muy amplio. Pueden ir desde los teléfonos móviles hasta las que permiten servicios de teleasistencia. Incluso este tipo de tecnologías puede afectarles indirectamente, como el software de gestión para la atención a la dependencia que usan los centros dedicados a ello.

A la hora de diseñar este tipo de tecnologías, es muy importante tener en cuenta al usuario final. Las personas mayores tienen unas características concretas que se deben respetar. La explosión de las nuevas tecnologías es muy probable que les haya pillado en edades avanzadas, por lo que deben aprender de nuevo sobre ellas. Si bien es cierto que, debido a que llevamos bastante tiempo conviviendo con ellas, esto cada vez se irá dando menos. No obstante, siempre puede haber avances que no hayan visto antes.

Por tanto, resulta trascendente evitar la complejidad en el uso de estos aparatos. Por ejemplo, menús o botones que les hagan perder sus datos sin querer. Es común que en personas de cierta edad exista un sentimiento de desfase. Debido a ello, se puede generar un miedo por el que directamente eviten el contacto con las nuevas tecnologías. El temor a estropearlas hace que limiten su uso al mínimo imprescindible. Sin embargo, se trata de algo que se puede trabajar para ir eliminándolo poco a poco. Nadie nace sabiendo y, en realidad, todo el mundo ha cometido fallos al aprender a utilizar algo nuevo.

Si se evitan estos temores, las ventajas que ofrecen son amplias. Mejorarán su calidad de vida con la ayuda aportada. Su independencia crecerá ya que dispondrán de más recursos al alcance de su mano. Pero no sólo eso, sino que hay tecnologías que les permitirán mejorar sus relaciones interpersonales. Por ejemplo, un Smartphone provee de muchas aplicaciones para mantenerse en contacto con familiares, conocidos e incluso para entablar nuevas amistades. Pero, además, existen aplicaciones específicas que pueden incluso detectar caídas y avisar a los servicios médicos pertinentes.

Las nuevas tecnologías están para ayudar y es lo que hay que tener en cuenta. Los desarrolladores deben tener en cuenta a quién se dirigen y los usuarios han de perderles el miedo. Hay un universo de posibilidades.