Practicar actividad física es algo muy recomendable para las personas mayores. Dentro del amplio abanico de actividades que se pueden realizar, la natación aporta grandes ventajas. Nos hace ejercitar casi todos los músculos del cuerpo y al mismo tiempo ayuda a fortalecer el sistema circulatorio y respiratorio. Además, al desarrollarse dentro del agua, no se produce impacto en las articulaciones. Por tanto, nadar está muy aconsejado sobre todo para aquellas personas con problemas de espalda o en las articulaciones.

¿Qué beneficios aporta la natación?

La balanza entre beneficios y riesgos de la natación es muy buena, ya que los primeros son muy altos y los segundos bastante bajos. Además, gracias a las piscinas climatizadas, se trata de una actividad que se puede realizar en cualquier época del año. Hace tiempo que dejó de ser un deporte de verano.

Una de las principales ventajas es que ayuda a aprender a tener un ritmo regular en la respiración. Para personas con asma resulta algo verdaderamente útil. Además, este deporte funciona muy bien para rebajar el estrés. Esto ayuda mucho a la hora de prevenir demencias.

Al ser un ejercicio que obliga a estar en continuo movimiento, para mantener a raya el exceso de grasa resulta muy adecuado. Al mismo tiempo, aumenta la masa muscular. Tener un cuerpo fuerte es muy importante a la hora de prevenir caídas o de que su daño sea menor en caso de que sucedan.

Existen multitud de ejercicios que pueden realizarse en el agua, tanto en solitario como en grupo. Es posible encontrar el adecuado y que coincida también con los gustos personales. Eso sí, es muy importante no tener vergüenza si se necesitan ayudas para flotar. Pensar que usarlas es algo de lo que tener pudor es un error. Al contrario, más vale disfrutar y fortalecerse que quedarse en casa por tener vergüenza