Residencias y centros de día

Residencias y centros de día

Una residencia y un centro de día son dos tipos de centros que comparten el objetivo de atender las necesidades de personas mayores y con diferentes grados de dependencia. No obstante, su enfoque es diferente, siendo el centro de día una solución que podría decirse intermedia entre las residencias y los servicios de atención domiciliaria.

Una residencia es un centro en el que las personas mayores viven. Por tanto, reciben atención sociosanitaria durante todas las horas del día y de la noche. De esta manera, pueden ofrecer los cuidados necesarios sin limitaciones horarias. Esto se realiza mediante un sistema de turnos por parte del personal sanitario (y resto del equipo). Además, los residentes conviven entre ellos. La organización de actividades es una parte muy importante de estos centros, ya que su meta final es mejorar la calidad de vida de las personas residentes en la medida de lo posible. Los recursos técnicos y humanos con los que cuenta una residencia suelen ser más adecuados o completos, sin que esto haga desmerecer a los centros de día.

Un centro de día cuenta también con personal sanitario y medios, pero su principal diferencia es en cuanto a horarios: sólo abre de día. De esta manera, las personas dependientes pueden ir y recibir los cuidados necesarios allí, así como participar en actividades. Sin embargo, por la noche podrán dormir en sus casas, que son un entorno ya conocido. Este horario permite mantener una conexión con su entorno de siempre al tiempo que recibe la atención necesaria. Se trata de una solución intermedia entre la residencia y la atención domiciliar. Una de las ventajas que tiene es que permite al cuidador familiar descansar durante unas horas, con lo cual ayuda a evitar el síndrome del cuidador quemado. Además, la atención de un centro de día se puede combinar con la atención domiciliar, por lo que la persona dependiente tendría todas las horas cubiertas.

Es decir, la principal diferencia se encuentra en el tipo de atenciones y en el horario. Mientras que una residencia permanece abierta las 24 horas, un centro de día tiene un horario y cierra por las noches. El optar por uno u otro dependerá de cada caso en concreto, que deberá ser estudiado.

2019-04-22T14:55:09+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies